lunes, 21 de diciembre de 2009

Health Care Reform: "inch by inch, row by row, Oh, to make this garden grow."


Thanks, God, thanks, God. Now I recover some hope on our American friends, those who, for some time, showed us the path, the beacon to follow.

Yo mismo me sorprendo de lo que escribo. Pergeñándose durante los últimos dos meses ha estado la coalición que impulsaría la reforma sanitaria de la Presidencia Obama en el Senado para que la semana pasada, con momentos dramáticos, se encontraran los últimos votos, el número 59, el número 60, que, arrancando grandes concesiones del acuerdo logrado por el grupo demócrata - sirva como ejemplo el senador Lieberman que desde esta tribuna recibió lindas críticas -, han formado esa mayoría cualificada que permite a la reforma sanitaria abrirse paso.

Inch by inch, row by row, Oh, to make this garden grow.

Y hace unas horas, 1 am en Washington D.C., 7 am en España, nos desayunamos con la noticia de que los demócratas en el Senado han superado con 60 votos los primeros obstáculos procedimentales (el primero, el cloture vote) que nos conducirán eventualmente a la votación final (en su trámite en el Senado) el día de Nochebuena. A tantos ha pillado por sorpresa que pocos son los artículos de opinión (op-ed) sobre el tema, los periodistas y analistas estadounidenses ya en la cama, me imagino.

Pero ahora ya estamos, son 60, 60. No basta con ganar una elección presidencial con una substantiva mayoría, no basta con tener mayorías holgadas en ambas cámaras. Necesitas, además, dos mayorías cualificadas en Senado y Cámara de Representates para que las reformas que el presidente ambiciona salgan adelante.

Y granjearse esos últimos votos, el número 58, el número 59 y el número 60 de aquellos demócratas moderados o independientes que en la cuerda se sitúan es harto difícil. Un poco menos y no apoyan, un poco más y sí lo hacen. Pero ese poco más es sangrante y se traduce en que el proyecto de ley debe incluir tal o cual contraprestación para el estado del que estos senadores provienen. O debe éste plasmar fielmente la visión de la ley del senador en cuestión. O incluso puede llegar a ser tan interesado este apoyo legislativo que en contraprestación se exige una rueda de prensa conjunta con el Presidente para avanzar así la carrera política de aquel legislador de cuyo voto se depende.

Esos votos tan necesarios y tan caros se conocen en Ciencia Política y en Economía Política como votos medianos, pues hacen referencia al concepto estadístico de mediana, aquel valor de la variable que deja a su izquierda la mitad más uno de los individuos del conjunto. Un senador mediano es pues aquel que deja a su izquierda a 59 compañeros.

Flexibilizo algo el término (lo uso para una´mayoría cualificada de 60 y no simple) para dejar constancia de lo importante de la centralidad de su voto. Sin él, nada. Con él, todo.


Analicemos como ejemplo qué han conseguido los máximos exponentes de estos votos medianos en esta negociación. Pues bien, un somero análisis nos indica que el Senador demócrata Ben Nelson, de Nebraska, el número 59, ha extraído dos importantes concesiones: la primera, que los futuros seguros médicos no incluyan derechos reproductivos (es decir, que ningún aborto esté cubierto por el seguro, sea éste privado o parcialmente financiado con dinero público - lo que acerca la ley al conservadurismo de su electorado); la segunda, que cualquier sobregasto en la Seguridad Social para los más necesitados (el programa Medicaid) será asumido directamente por el Gobierno federal a perpetuidad. Wow!


Y de Lieberman, ¿qué decir del viejo zorro que no hayamos comentado ya? Se ve satisfecha su demanda de que la ley final no cuente con una opción pública de seguro médico y de que no se extienda el programa de Seguridad Social para ancianos (Medicare) desde los 55 años en adelante, estando situado ahora, donde seguirá, en los 65 años. Las razones por las cuales optó por situarse ahí, por vender tan caro su apoyo, nos son, desde Albacete, inexcrutables.


-Nebraska, Louisiana, Vermont and Massachusetts. These states are getting more federal help with Medicaid than other states. In the case of Nebraska -- represented by Sen. Ben Nelson, who's providing the critical 60th vote for the legislation to pass -- the federal government is picking up 100 percent of the tab of a planned expansion of the program, in perpetuity.
-Beneficiaries of Medicare Advantage plans -- the private managed-care plans within Medicare -- in Florida. Hundreds of thousands of them will have their benefits grandfathered in thanks to a provision tailored by Sen. Bill Nelson.
-Longshoremen. They were added to the list of workers in high-risk professions who are shielded from the full impact of a proposed new tax on high-value insurance plans.


Extraído de aquí.

Esto refleja lo que los estudiantes de Política Económica ya sabían: que el voto que se coloca, por suerte, por estrategia, justo en el centro, que se torna necesario, se vuelve caro. Y ese precio a pagar, en forma de subvenciones, transferencias o incluso chantaje político, se conoce como pork barrel spending.

Pero, en fin, lo mejor siempre es enemigo de lo bueno, y esto que tenemos, con todas sus imperfecciones, con sus chantajes de última hora, es lo mejor que podemos sacar adelante. Y digo nos porque sigo pensando en aquellos colegas que conocí en las calles de Williamsburg, marginados de la globalización y del boom económico de los 90.

Y lo que queda al final, según el gráfico no demasiado elaborado de Nate Silver en http://www.fivethirtyeight.com/, es un proyecto de ley que mejora sustantivamente el status quo a pesar de quedarse lejos de lo que hubiera sido una completa reforma. Y es que nunca podemos olvidar lo que es y no es políticamente factible. Y a fecha de hoy, it is what it is.



Mrs. Pelosi, Mr. Obama, Mr. Reid, I toast this as a good starting point. Permítanme parafrear a Churchill diciendo that this is not the end, it is not even the beginning of the end, though it may be the end of the beginning.

“This is not about politics,” Mr. Reid said. “This is not about polling. It’s about people. It’s about life and death in America. It’s about human suffering, and given the chance to relieve this suffering, we must.”


jueves, 17 de diciembre de 2009

Células con mucha vida interior

Tengo cosas guardadas "en el fondo del placar" que hace mucho quería compartir. Empiezo con esto, pero ¡cuidado!, puede dar un vuelco a vuestra existencia...


Pulsar aquí para ver el vídeo

miércoles, 16 de diciembre de 2009

“It is difficult to get a man to understand something when his salary depends on his not understanding it.”

Tras dejar de escribir en Octubre con el comentario estructuralista del Nobel de Obama, buscando estaba una excusa válida, fuerte, inspiradora que me obligará a sacudirme esa pereza volcánica que tenemos los aburguesados y me pusiera firme delante de la pantalla. Han pasado, no os voy a engañar, un montón de ideas por mis dedos durante estas ocho semanas pero sólo sentía hoy la necesidad imperiosa de contar. De contar lo de nuestro buen colega Lieberman, que está poniendo en brete al Partido Demócrata en el Senado de los EEUU cuando apenas quedan unos días para que “pasen” (voten afirmativamente) la nueva reforma sanitaria.

Gracias pues, Joseph Lieberman de Connecticut, por reencontrarme con estas líneas.

El caso es que antes os pongo muy brevemente en antecedentes. Hace mucho que no escribo, necesito calentar y os doy a vosotros, lectores, una mínima introducción de dónde nos encontramos en esto del Sistema de Salud estadounidense. Y lo hago porque la información que desde España, desde Albacete, recibimos sobre la política de EEUU viene mediada por unos cuantos periodistas que contar, contar, no cuentan, sino copian de las portadas de los principales periódicos. Dejo esto para otro día.

Decía que en EEUU la cosa va como sigue. Se está en medio de la reforma de un sistema sanitario que se ha demostrado abiertamente injusto y económicamente inviable. La House of Representatives preparó su propia ley de reforma sanitaria y la aprobó algo ajustadamente pero con más margen del que los periodistas españoles creen (también esto para otro día).

La reforma tiene la idea de cambiar las condiciones de los seguros, aumentar los deberes de las empresas que los proporcionan (no podrán denegar cierta cobertura si tienes condiciones médicas preexistentes, los abusos serán eliminados y corregidos), subvencionar la compra de un seguro a las familias de clase media y baja y, por último, dos importantes características: habilitar la posibilidad de una opción pública a nivel del estado (public option, the government-run insurance option) que compitiera con los privados y les forzara, probablemente, a abaratar costes; y permitir a los mayores de 55 años solicitar previo pago su entrada anticipada en el seguro médico nacional ya existente para la Tercera Edad (el conocido Medicare). Como la opción pública fue pronto calificada (y descalificada) de socialista, sólo les quedó a las bases más progresistas lo segundo: la extensión de Medicare (Medicare buy-in clause).

Por otro lado, vamos preparando el marco, hay que presentar la composición actual del Senado: 58 demócratas, 2 independientes (el colega Lieberman y mi tocayo Bernie Sanders de Vermont) y 40 republicanos.

Pues el caso es que ahora se está en la recta final de la tramitación de esta bill por el Senado. Y aunque para aprobarla se necesita sólo mayoría simple, 51 votos, bien es cierto que las normas de la institución permiten un boicoteo a veces no muy sutil si no se cuenta con una mayoría de 60 senadores. Habréis oído hablar del filibustero, que no es nada más que la posibilidad que tiene cualquier senador de obligar a la cámara a seguir deliberando ad infinitum, a no ser que esa mayoría de 60 declare el debate cerrado con un cloture vote (voto que dice algo así como ¡ya basta de deliberar! ¡votemos!).

Y ahí estamos, negociando entre diferentes senadores, los más progresistas diciendo que por supuesto, que vayamos para adelante, los demócratas más moderados casi todos ya convencidos de que sí que hay que sacar esta ley, los republicanos completamente en contra y, en medio, vendiendo su voto por oro fino a aquel bando que más dé, dos senadores veleta, el independiente Joseph Lieberman y el demócrata Ben Nelson de Nebraska.

El Senador Nelson ya ha conseguido lo que quería, y es, grosso modo, que se elimine la posibilidad de realizar abortos en la cobertura médica de los seguros. Así, digo yo, Senator Nelson se asegura que nadie le adelante por la derecha en su estado mayoritariamente conservador el día de la re-elección.

Eso nos pone 59 para los demócratas, 40 para los republicanos y un indeciso del que depende el cloture vote, la anulación de un posible filibustero ergo, eventualmente, la aprobación por el Senado de esta ley.

¿Y que quiere ese indeciso, ese Lieberman equilibrista, ese voto tan necesario para unos y para otros? ¿Qué quiere el viejo zorro? (Y digo viejo zorro porque Lieberman lleva ya mucho en el Senado y fue candidato a Vicepresidente con Gore en aquellas elecciones del 2000.)

Pues él no lo sabía muy bien, no lo tenía claro. Tiene que sacar tajada pero no sabe qué pedir. No sé cuán listo será, pero como Senador le presupongo algo de criterio, le presupongo análisis, presupongo que tendrá un equipo que se informará, que él mismo será curioso y buen entrevistador, que conocerá los detalles o, al menos, los grandes principios. Que, por tanto, las razones para su apoyo o para su no apoyo serán inteligente o, al menos, lo mínimo que tienen éstas, razonadas.

Y es en esa desazón tan dolorosa, en ese qué hacer que le paraliza, que se levanta un día y se encuentra con que a los progresistas demócratas les gusta esta propuesta, que la podrían aceptar. Que ya llegado el punto de comprometerse, los progresistas demócratas han dicho que aceptarían esta versión descafeinada de su public-option inicial, todo ello por el bien de los que queden dentro, por el compromiso político, por la legitimidad de la decisión y del sistema, el interés nacional, los checks and balances, la reconciliación con los que no se quieren reconciliar y por el sursum corda.

Y el pérfido Lieberman dice, “esta es la mía”, y dice:

Congressman Weiner made a comment that Medicare-buy in is better than a public option, it's the beginning of a road to single-payer," Mr. Lieberman said. "Jacob Hacker, who's a Yale professor who is actually the man who created the public option, said, 'This is a dream. This is better than a public option. This is a giant step.'

“[I am] particularly troubled by the overly enthusiastic reaction to the proposal by some liberals, including Representative Anthony Weiner, Democrat of New York, who champions a fully government-run health care system.”

Poco importa ya que él aprobará la idea hace unos tres meses, no importa que se presentara con una reforma similar en la campaña de Al Gore en el 2000, no importan pues los que se queden fuera de la cobertura, no importa el compromiso ni reconciliarse ni el interés nacional ni lo bueno que es acordar posiciones intermedias, ni el diálogo que nos ha llevado a ellas. No importa digo que sea una buena solución, la mejor que se podía lograr con la distribución de fuerzas del Senado. Da todo igual.


“Si la apoyan los liberales,” – parece decir Lieberman – “yo no la voto. No me cuentes detalles del plan, no me des información, no me cantes lo bueno ni me relates tus cuitas” – continúa – “que yo, yo, voy a votar que no.”


“It’s yet another sign, as if you needed one, that Lieberman’s current opposition to the Senate proposal doesn’t appear to have any roots in a genuine policy disagreement.”

¡Ahí queda del político racional, bien informado, buen consumidor de leyes, de propuestas! Como dice Krugman cuando se encuentra con el ofuscamiento de los políticos ante la realidad de algunos hechos: It is difficult to get a man to understand something when his salary depends on his not understanding it.

Es curioso percatarse de que una reforma que puede cambiar la existencia y la calidad de vida de unos 30 millones de personas en el país más rico y poderoso del mundo dependa, en esta última instancia, en estos últimos días, de alguien que parece (y digo parece porque no tengo el gusto de conocerle, porque la distancia desde Albacete a DC es considerable, porque no quiero parecer absolutista) regirse por una forma de procesar la realidad totalmente ideológica.
Tan impredecible como un mono con una navaja.

Estimado Senador Lieberman, Ud. nunca, nunca leerá esto, y probablemente le dé igual, insonorizado en su rica casa de Connecticut de los problemas de la gente de a pie, pero quiero expresarle desde esta tribuna lo que muchos compatriotas suyos y amigos míos, gente que conocí en los barrios más pobres de Brooklyn y Philadelphia, mis colegas que tenían trastornos respiratorios por constipados mal curados cuando eran adolescentes, le dirían que no puede permitirse el lujo de actuar como lo está haciendo, que por muchas cuentas pendientes que tenga o ánimo revanchista le invada cuando se despierte, hay unos 50 millones de EEUU que carecen de seguro médico, que llevan sin recibir ninguna atención ni cuidado primario desde casi que nacieron, que su voto es moralmente incorrecto (y también utilitaristamente erróneo, pues mantiene a una parte de la población enferma, dependiente, improductiva) y que, a nuestro pesar, no podemos más que desearle mal.

“Decisions are hard,” Mr. Rockefeller said, describing what was discussed in the caucus meeting. There was “some feeling that nobody has the right to hold up everybody else,” he added. “On the other hand, the system is what the system is.”
Y es que, como decíamos en la campaña de Diana Reyna, "at the end of the day, it is what it is."




sábado, 10 de octubre de 2009

Porque Obama sí merece el Premio Nobel de la Paz…

Como muchos de vosotros, hoy, viernes 9 de Octubre, me he levantado con la noticia de que al Presidente Obama le habían otorgado el premio Nobel de la Paz. Y estoy seguro que, como a muchos de vosotros, lo primero que se me ha venido a la cabeza es el interrogante temporal "¿tan pronto?" "¿Ya?" Expresiones muy similares con las que otro premio Nobel, Lech Walessa, parece haber recibido la noticia.

Y yo también recordaba la cantidad pendiente de asuntos internacionales que esperan solución y que han carecido de ella durante muchos años. En nueve meses de mandato Obama no ha tenido todavía tiempo de acercarse al cierre de ninguno de ellos.

Luego, ¿por qué tanta prisa?

Enlistemos algunos de estos asuntos que a todos nos suenan familiares: el conflicto árabe-israelí, Iraq, la división Occidente-Islam, Iran, Corea del Norte y la proliferación de armas de destrucción masiva, el cambio climático, las relaciones con autocracias como China y como Rusia. Y yo pensaba, digo, qué cantidad ingente de asuntos sin digerir que a mí me llevaría una vida sobre ellos pensar antes de ser capaz de proponer una solución acertada. Se escapan de mi comprensión las posibles soluciones de cada uno de ellos. Y he aquí que Obama trata de resolverlos todos al unísono, al mismo tiempo, Fuenteovejuna, hombre de plástico que muda de un terreno a otro con asombrosa flexibilidad, malabarista con nueve bolas al que le falta tiempo para lanzar cuatro cuando ya cinco caen. Más los frentes que tiene abiertos a nivel doméstico (economía y reforma sanitaria principalmente).

Ergo resueltos, de entre estos problemas, no hay muchos.

Y, seguía mi discurrir, en ninguno hay un avance concreto. Ergo, proseguía éste, es un premio inmerecido: no podemos otorgar un Nobel a un compendio de desiderátum por muy ético que nos parezca.

Sí es cierto que los más optimistas vislumbran brotes verdes y azules: el inicio de las conversaciones sobre el programa nuclear de Irán, un acercamiento sensato a Rusia, la decisión de Corea del Norte de volver a la mesa de negociaciones tras las presiones de China, una cumbre en Copenhague que está a la vuelta de la esquina sobre la reducción de CO2 y un Senado estadounidense que puede (o puede no) tramitar un proyecto de reducción de emisiones, un Iraq más estabilizado con un ejército iraquí que asume responsabilidades, un conato de acercamiento entre árabes e israelíes impulsado por las decisiones de la administración estadounidense de parar su política de "laissez faire" a los israelíes en los asentamientos de Cisjordania al tiempo que obliga a su gobierno de derechas a aceptar a regañadientes la existencia de un estado palestino, un multilateralismo estadounidense al que no estamos acostumbrados pero que desde África (discurso en Ghana) y desde los países musulmanes (discurso de El Cairo) se aplaude.

Los problemas son muchos, variados, y lo que ha habido no son más que alentadores (algunos dirían que escasamente) inicios.

Y sigo, bueno, ha cambiado la retórica, ha cambiado el lenguaje, ha cambiado la palabra. Y si como lector soy fiel creyente en el poder de ésta, esto ya es per se notable. Hemos pasado de ser la nación indispensable de Bill Clinton (si los EEUU no existieran, el mundo tendría que inventarlos) a un Barack Obama que reconoce la necesidad de pedir ayuda para afrontar problemas globales.

No vamos a dar pues, me decía, un Nobel a alguien que sólo ha mostrado energía y resolución pero que, a fecha de hoy, nada tangible ha conseguido por mucho cambio de discurso que haya provocado.

Mis argumentos me parecían a mi mismo convincentes. Estaba muy orgulloso de ellos.

Pero, claro, seguía mi mente, viniendo de donde veníamos, era fácil destacar. Tras ochos años en los que EEUU ha actuado en solitario con una manifiesto desprecio por cualquier norma internacional y con una actitud petulante que impedía cualquier tipo de acuerdo, el primer tipo sensato que se sentará en el trono imperial no podía más que sobresalir.

Y luego me he dicho, "¡qué fácil resulta hacer política internacional cuando se es sensato y uno se aleja de extremismos!" Diálogo, diplomacia, multilateralismo al tiempo que pragmatismo, no dejarse llevar por imágenes y percepciones preconcebidas. Ni excesos neoconservadores de los últimos años ni los otros excesos de una política ingenua cargada de buenas intenciones pero alejada de la realidad.

"Pero, claro", me decía, y en estos momentos una luz de una zona oscura de mi cabeza se encendía, "viendo cómo ha sido el panorama político estadounidense en los últimos años la verdad es que es muy difícil ser sensato. Con tantos ataques viscerales tanto de un lado como del otro (aunque aquí debo reconocer que soy más partícipe de la narrativa demócrata), con la necesidad de re-elegirse, con tantos intereses creados la independencia y el buen criterio se diluyen dentro de la amalgama diaria de una lucha política enconada. Cualquier descuido, cualquier desliz fuera de la zona segura de lo políticamente correcto conllevo riesgo de exclusión. Ergo por socialización y adaptación, el político que llega, al llegar se vuelve cauto y no arriesga."

Si cada presidente que arriba debe guardarse bien las espaldas, balancear distintos intereses, asegurarse la reelección cortejando a diversos grupos y no alienando a otros, tomando siempre medidas incrementalistas que no alteren profundamente el status quo (porque nadie quiere cambiar lo que a su beneficio está), lo más difícil de todo es ser sensato. Es más fácil ser apocado, no buscar máximos absolutos sino locales, medidas del paso a paso, no salirse de lo establecido, no desafiar el status quo. En definitiva, un Presidente trata de ser reelegido y eso significa que o bien no confrontará grandes intereses o bien ya habrá sido previamente cooptado como alguien que con ellos simpatiza (es decir, que sólo llegan hasta allá los que dan su expresa o tácita aquiescencia con el status quo). No alienar al lobby judío, no hacer lo propio con los cubanos de Miami, no recortar beneficios a aquellos cuyo peso político, directo o indirecto, es enorme.

La luz en mi cabeza acrecentaba su intensidad.

Y acababa diciendo "es que, en política, es difícil ser sensato." Un estructuralista diría "un presidente hace lo que un presidente tiene que hacer" que es algo así como decir que debe asegurarse la reelección y no gastar capital político en aquello que no le beneficia directamente, no salirse pues de esa zona segura.

Ergo, y aquí es cuando la luz ha cobrado fuerza por si misma, si ser sensato es precisamente lo difícil, la tarea de Obama es digna de admiración. O bien se está poniendo la capa por montera y ha decidido sacrificarse por las causas que él considera merecedoras de ello (lo que equivaldría a un suicidio político y Obama da la impresión de ser demasiado listo y ambicioso como para cometer semejante tontería) o bien su habilidad reside precisamente en no haberse comprometido con el antiguo status quo para ahora tener libertad de acción en aquellas zonas que de ésta requieren.

Si ser sensato, repito, es la excepción, Obama entonces merece un reconocimiento. Hacer elecciones en puestos tan altos es extraordinariamente complejo. Balancearse entre el imperativo moral y un cómodo pragmatismo no es tarea fácil. Y si un premio como el de hoy significa el reconocimiento de que a veces consideraciones éticas deben prevalecer, el Nobel entonces, digo, bienvenido sea.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Camino a casa

GOTV Done
Election Day Done
Mudanza y Vuelo a España Done (and won)
Entrevista de La Caixa Done
Back Home Pending (on my way)

- - VACATIONS - -

Para los nuevos lectores dos pequeñas notas. Primero, sean por favor indulgentes con la posible incoherencia de los últimos posts. La falta de sueño ha hecho que escribiera entradas que, leídas a posteriori, parece que no estuvieran lo finas que hubiera querido. Sin embargo, me resisto a borrarlas pues creo reflejan bien el estado mental en el que uno se encuentra durante la tensión que acompaña la última semana de una campaña electoral.

Y segundo, a esos nuevos lectores les propongo una visita guiada por las entradas más relevantes para hacerse una idea de lo que aquí hemos hablado. En este orden pues:

Introducción
http://thedemocraticpeace.blogspot.com/2009/08/sobre-las-elecciones-al-ayuntamiento-de.html
http://thedemocraticpeace.blogspot.com/2009/08/lincoln-mitchell-marc-lapidus-diana.html

Distrito 34
http://thedemocraticpeace.blogspot.com/2009/08/distrito-34-i.html
http://thedemocraticpeace.blogspot.com/2009/09/distrito-34-ii-gentrification.html

Sobre la campaña - somera introducción a ésta
http://thedemocraticpeace.blogspot.com/2009/09/campana-i-estadisticas.html

Miscelánea
http://thedemocraticpeace.blogspot.com/2009/09/blog-post.html

Y para todos los lectores, es ahora cuando comenzaré a hablar en profunidad y detalle de estos últimos meses. Las previas dos semanas sirvieron para ponernos en contexto. Terminada (y ganada) la elección, ahora es tiempo de reflexión y de compartir con vosotros los entresijos.

Expected posting date: Sunday, September 20th.
Próxima entrada estimada para el Domingo 20 de Septiembre.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

martes, 15 de septiembre de 2009

Imposible escribir

Primeros problemas...

903 AM. En uno de los colegios electorales hay unos trabajadores chinos que dicen a los votantes de la misma raza que voten por Maritza Davila. Nadie los entiende asi que es dificil saber si es asi o no. Pero, logicamente, eso es ilegal. Uno de los trucos de Vito Lopez. Mandamos a dos abogados para alla ipso facto.
755am urnas abierts dsd ls 6.20voluntarios y 6coxes ya fuera.Curioso: ls coxes ns informn d la presencia dl rival y ns ayudan a movilizr recurss xa contrarrestr

317 AM Tuesday - E-Day - Polls opening in three hours

Comparto unas instantaneas con vosotros horas antes de que comience E-Day.

One of the cars of our opponent was crashed on Sunday. And right after, one of our volunteers took this pic and sent it out to all the staff.




Oficina preparada, material empaquetado, cajas repletas, ejercito logistico dispuesto a ser "deployed" in the 34th.




video

Pequeno encuentro, rifirrafe con el equipo del otro candidato que estaba pegando posters a las 2 de la manana. Algo de tension.

Marc Lapidus, el cerebro de la campanya, un "old hand" como se dice por aqui (un sabio del lugar) nos dedica unas palabras de motivacion.

video
Perdonad la ordinariez pero me apetecia compartir el video con vosotros. Como dijo el Field Manager, Ben Baruch, "Marc is a guy of many words."

lunes, 14 de septiembre de 2009

We just had a conference call. Detailed GOTV plan for tomorrow starting early,very early. Now: confirming and reconfirming volunteers for tomorrow,booking cars
Ok,senores,ya no hay lugar xa bromas.monday 1p,32 hours to go.Right now,coordinando drivers para llevar a votar a aquellos simpatizantes q lo necesitaran manana
3 d la madrugada dl lunes n williamsburg. Poniendo posters!!
Tired. 1230 am.waiting for a visibility blitz at 2am!!!
Llamadas todo el dia,organizando para e-day.Afortunadament manana debo preparar maletas para el viaje a espana y dormire algo mas.Only 47 hours to go!!!

domingo, 13 de septiembre de 2009

It smells like war in the 34th - Primer dia de GOTV

Sigo con mi ordenador estadounidense asi que sorry for the typos again.

Ademas estoy cansadisimo, hoy Sabado ha sido el primer round de estos ultimos 4 dias de GOTV y tras acostarnos ayer a las 3, hemos empezado la jornada a las 8, abriendo las puertas de cada uno de nuestros centros a las 9, recibiendo a los primeros voluntarios y al cafe a espuertas a las 930 y ya de ahi sin parar hasta las 10 de la noche. Trafico muy intenso, en los momentos de calmas llamadas telefonicas para confirmar a todos los posibles para domingo, lunes y martes (Election Day, hereafter E-Day).

Como decia, lo que estamos haciendo es relativamente sencillo y puedo contarlo (eso si, sin mucho detalle) pues es el A B C de cualquier campanya.
1) Terminamos de persuadir votantes el jueves dia 10 de Septiembre.
2) El dia 11 no tuvimos ninguna actividad publica ni hicimos voter contact ni cualquier otro medio de publicidad electoral por respeto a la ciudad (9/11).
3) Durante el 9/11, a escondidadas, sin hacer ruido, compilamos, imprimimos, clasificamos todos nuestros votantes en 118 sub-distritos, sub-distritos que luego fueron clasificados de nuevo en funcion de criterios tales como cercania a cada uno de nuestros centros de operaciones (para ver cual de dichos centros - Ridgewood, Bushwick y WBurgh - seria el encargado de "atacar" a ese subdistrito), altura de las construcciones (si son sub-areas con edificios altos, el ratio de puertas llamadas en una hora es mayor que si el sub-area fuera una zona residencial con pequenyas casitas - tipicas aqui en Brooklyn), voluntarios confirmados por cada centro, y demas.
4) Y durante los proximos 4 dias, empezando hoy, se trata de hacer lo siguiente:
a) Llamar a la puerta de cada una de estos simpatizantes/would-be Diana's voters dos veces en los proximos 3 dias (hoy Sabado cuenta como el primero).
b) Llamar a la puerta de cada uno de estos simpatizantes una vez en E-Day.

Se pueden imaginar el esfuerzo de organizacion logistica que lleva coordinar a unos 200 voluntarios. Y eso es lo que hemos hecho hoy, siendo yo responsable de un tercio del distrito, Ridgewood.

Algunos comentarios que apunto para comentar algun dia:
- Huele a batalla. Yo llamando a mis expediciones cada dos minutos para saber como les iba, si habian avistado al enemigo, si estaba acercandose con sigilo a los target, si necesitaban ayuda. El campaign manager dirigiendo a los cabezas de cada una de los centros de operaciones, yo en Ridgewod, los otros dos en WBurg y en Bushwick. Todo bien? Cuantos teneis? Necesitais refuerzos? El campaign manager como general que me quita dos voluntarios esta manyana (tenemos coches por todo el distrito) porque tengo muchos y me da tres por la tarde porque hay un pequenyo concierto en mi zona y tenemos que repartir propaganda.
- Campanya y candidata son entes distintos. No se de Diana desde el miercoles que paso por la oficina. Jueves estuvo fuera llamando a votantes y el Viernes estuvo en los eventos del 9/11. La campanya es una maquina bien engrasada de 6 miembros y unos 100 voluntarios. Da la sensacion, irreal claro, de que la candidata solo pone el nombre.
- Hoy conoci a alguien que estuvo en el apagon de NY del 70 y algo y me confirmo lo que comentaba en un post anterior, que Bushwick degenero mucho, muchisimo tras las 25 horas que duro aquella jornada.
- Estoy muy cansado. Quedan 3 dias, pocas horas de suenyo, una fiesta - esperemos -, un avion a Barcelona, una entrevista. El jueves todo habra acabado, pero tiene que hacerlo impecablemente. Broche de oro a dos anyos y medio increibles en NY.

Perdon por las disgresiones, perdon por las faltas, perdon por la falta de estilo. Solo busco transmitirles algo de emocion. Ya tendra sentido mas adelante al re-escribirlo.

PS: Creo que manyana Domingo publicare desde el movil para manteneros al tanto.



MI PARTE DEL DISTRITO PARA EL SABADO



CALLING, ORGANIZING


viernes, 11 de septiembre de 2009

Desde Williamsburg

No tengo internet en casa y la actividad es frenetica en la campanya. Tampoco tengo mi ordenador asi que escribo desde teclados ingleses. Sorry for the typos!

Entonces... Pufff, estos dias estan siendo muy intensos. He conseguido escaparme a un cyber-cafe de los alrededores por media hora. Acabo de colgar dos articulos que ya tenia escritos y que, a la vista de que no iba a tener tiempo de ultimarlos, he preferido sacarlos ya a la luz. Los interesados en la campanya asi tendran mas informacion antes del Martes, 15 de Septiembre.

En que nos estamos centrando estos cinco ultimos dias?

1) Terminamos ya la fase de persuasion. Todos aquellos que no convencimos face-to-face de que votaran a nuestra candidata quedan fuera de nuestro universo. No trataremos de convencer a nadie mas mediante Voter Contact (conversaciones directas).

2) Nos centramos ahora en GOTV. Get-Out-The-Vote es la ultima fase de cualquier campanya estadounidense: con las listas enormes de votantes persuadidos para nuestra causa, organizamos equipos de voluntarios que salgan durante los ultimos cuatro dias y recuerden a los votantes dos cosas: a) que el Martes 15 son las primarias, y b) cual es su colegio electoral ("polling station"). Y esto, que en Espanya no tendria mucho sentido, tiene su maxima importancia en un distrito como este tan pobre y con tan poca participacion.

3) Y hemos distribuido ya las 15,000 Dear Neighbour Letters, que son cartas particularizadas para cada bloque de viviendas con firmas de diferentes vecinos del barrio en las que estos muestran su apoyo a Diana e invitan a los demas vecinos a hacer lo propio.




The district. How many times have we hit the ADED 53/005? And 53/015? And 57/012? (Nota: nuestro distrito esta dividido en 118 AD/EDs)

15,000 Dear-Neighbour Letters (DNLs) ready to be distribuited.

Tallying numbers. Which areas show a huge support for Diana? Which are the weak areas? Should we mobilize resources from the former to the latter to offset the imbalance or just accept it (you cannot get all the votes)?

2 am en la oficina de campanya. The messier it looks like, the more chances we have of winning the election.

Campaña I - Estadísticas

Sé que muchos de vosotros estáis impacientes ya por comenzar a desgranar los aspectos organizativos de esta campaña, la estrategia principal, las herramientas con las que contamos para hacer llegar nuestro mensaje al público que por él está interesado. Siento decirles que tenemos que seguir preparando el contexto, el marco, el terreno, lo que no se puede cambiar antes de hablar sobre lo que sí se puede cambiar y así hacer un análisis de por qué hacemos esto y no lo otro.

Además, quedan sólo 4 días para las elecciones. Dejo para las merecidas vacaciones que vendrán después todo lo que ahora no puedo contar.

Trato de seguir una metodología científica en lo que les estoy enseñando. Ojalá alguien hubiera hecho lo propio conmigo. Me hubiera ahorrado una gran cantidad de energía en circunvalaciones inútiles.

Tómenselo pues con calma. Cada una de las ideas que estamos manejando ahora mostrará su utilidad más adelante. Construimos peldaños.

Low turnout primaries: primarias con baja participación.

bbbbbSi el distrito 34 tiene unos 160,000 habitantes y si unos 65,000 son votantes registrados del Partido Demócrata, ¿cuántos ciudadanos realmente votan por el concejal del distrito?

bbbbbAgárrense a sus asientos y miren estos datos:

bbbbb8,500 personas eligen al Concejal del Distrito 34 con una población de 160,000 habitantes. Si no me equivoco, la participación en la Grecia clásica debía ser del mismo orden de magnitud.

bbbbbTienen permitido asombrarse. ¡Vaya democracia!

bbbbb¿Y qué implica eso en una campaña? Pues todo.

bbbbbImplica todo.

bbbbbSupongamos que este año van a votar 8,000 votantes (y esa es nuestra estimación pues no hay ninguna razón para pensar que vaya a aumentar espectacularmente – por ejemplo, no hay unas primarias para Alcalde de NY reñidas del partido demócrata pues Bill Thompson es el único candidato con posibilidades reales).

Los profesionales de las campañas utilizan tres nombres para referirse a unas elecciones en EEUU: “on”, “off” y “odd.” Lo primero significa que esas elecciones coinciden con las presidenciales, así que la participación será muy alta (1996, 2000, 2004, 2008, 2012). Lo segundo que son elecciones en años pares que no coinciden con una presidencial pero que sí que cuentan con importantes elecciones a nivel nacional a congresista, senador e incluso alguna elección para gobernador (2002, 2006, 2010). Tras los “on-years” son las que registran un mayor número de participación. Y por último, las cenicientas del grupo, aquellas con menor participación, las que tienen lugar en años impares (2003, 2005, 2007, 2009) que es cuando condados, distritos y ciudades escogen a sus representantes.

bbbbbEso significa que ganamos las elecciones si conseguimos que voten 4,001 de nuestros supporters. Vamos a jugar con algo de margen así que digamos que ganamos con 5.001 votos.

bbbbbEs decir, que tan sólo consiguiendo que 5001 personas decidan votar y voten por Diana Reyna el 15 de Septiembre habremos re-elegido a nuestro candidato. Candidata.

bbbbb¡Y eso lo marca todo! Porque, miren, es razonable pensar que podemos hablar con 5,001 personas, que podemos convencerlas de que voten por nuestra candidata. Piénselo seriamente. Ahora quedan menos de tres semanas de campaña pero llevamos en la brega desde el 1 de junio (yo, al menos). Son 105 días hasta el 15 de septiembre, grosso modo. Con un buen staff, con un nutrido grupo de voluntarios bien motivados, es muy factible tener conversaciones con un grupo suficientemente grande de gente y asegurarnos de que encontramos 5,001 votantes potenciales de Diana.

bbbbb¿Con cuánta gente puede hablar un voluntario muy motivado durante un día? Digamos 30. ¿Cuántos potenciales votantes de Diana puede encontrar sabiendo además que es la actual concejal del distrito – incumbent – y que lo ha hecho relativamente bien? Digamos 10. Y tenemos unos 100 días de campaña ergo dicho voluntario localiza 1000 votantes potenciales.

bbbbbPara alcanzar la cifra de los 5,001 que necesitamos tan sólo necesitamos cinco voluntarios dispuestos a hacer ese sacrificio.

bbbbbPor supuesto no tenemos a cinco personas tan motivadas como la propia candidata en que ésta gane la contienda pero sí tenemos listas enormes de posibles voluntarios más una plantilla que sí está ilusionada con esta campaña. Con esos recursos y muchísimas llamadas de teléfono sí se puede conseguir tener en todo instante a cinco voluntarios en la calle o en las puertas de nuestros posibles votantes manteniendo esas conversaciones (persuassion calls, persuassion talks). O al menos eso es lo que estamos intentando.

¿De dónde sacamos esa lista de voluntarios? Anteriores contactos de Diana, simpatizantes, gente de la comunidad a la que ha ayudado, familiares, amigos, neófitos que han asistido a una House Party (más sobre esto posteriormente). ¿De dónde se podrían sacar en España? De todo lo anterior más la lista de militantes de un partido.

bbbbbEsas conversaciones, esos contactos de voluntarios, de miembros del equipo, de la propia candidata con los votantes es lo que se llama Voter Contact y merecerá toda una entrada más adelante.

Para aclarar - Democratic Primaries

“Legislative elections in New York City are decided by generally low turnout, multi-candidate Democratic primaries with the general election being essentially a formality.”

Como contaba antes, las elecciones tendrán lugar el 3 de noviembre. Pero realmente nosotros no estamos preocupados por esa fecha. Tan pronto como el 15 de septiembre sabremos con total certeza si hemos ganado o perdido, si Diana será la concejal del distrito por cuatro años más o no. Quedan por tanto 5 días.

Uno de vosotros me ha pedido que aclare algo más este punto así que escribo estas líneas adicionales.

NY es un estado bastante democrático (democrático en el sentido de que los partidarios del Partido Demócrata son mayoría). La economía de servicios, el carácter interracial y multicultural de la ciudad de NY hacen que ésta sea demócrata. Y su peso demográfico es desproporcionado sobre el resto del estado con lo que a pesar de algunos grupúsculos republicanos en el interior del estado, el estado de NY siempre vota demócrata en las presidenciales.

Y New York City es uno de los principales bastiones demócratas. Entre artistas, intelectuales, jóvenes profesionales, liberales y afroamericanos (que tienden a votar azul, el color demócrata), la capital es un feudo azul. Todo el mundo vota demócrata. Todo el mundo del distrito 34 vota demócrata. Es más, os aseguro que el día 3 de noviembre, el concejal del distrito 34 será demócrata.

Y si Diana Reyna es del Partido Demócrata (tiene que serlo, porque posa en una foto con Obama), ¿por qué está preocupada? ¿Por qué tenemos campaña electoral? ¿No es automáticamente la candidata del partido por ser la actual concejal del distrito 34?

No, no lo es. Es algo complejo explicar los entresijos de los partidos estadounidenses y sus diferencias con los españoles pero quizá lo más elemental es que en el primer caso éstos importan muy pocos. Los partidos no proporcionan fondos, ni estructura, ni disciplina en las asambleas legislativas de los distintos niveles de gobierno. Nada de nada. Si acaso una ligera identificación política por parte de la población. Votante core, del núcleo duro, que no cambia su voto pase lo que pase.

En EEUU, los candidatos tienen que ganarse su nominación: crear su campaña, utilizar sus voluntarios y su plantilla, encontrar dinero (es por eso que tan importante es el fundraising),… Y como un político estadounidense se ha tenido que hacer a si mismo, ha tenido que bregar por instalarse en el sistema, hacer contactos y recaudar fondos, es por eso, digo, absolutamente independiente del partido. Vota lo que quiere. A veces a favor de la línea de su partido, a veces en contra.

Llegado a este punto siempre encuentro reticencias por parte de cualquier español al que elaboro este punto a identificar las potenciales virtudes del sistema: no más votos de partido, personalización de la política, candidatos con nombre que no de listas, vínculo directo y estrecho entre los representados y el representante, lo que además es acrecentado por la presencia de distritos uninominales (como el distrito 34, una concejal, una población). Por otro lado, las excelencias de nuestro sistema pueden girar en torno a la idea de que los partidos evitan intereses espurios particulares (a salvo de Tamallazos) pues candidatos individuales sin disciplina de partido mostrarían una incapacidad de elaborar una política coherente a un nivel más alto (local), problemas de acción colectiva, gasto excesivo (pork barrel, cuya traducción literal es gasto para cerdos, pero ya explicaré esto más adelante)

Me desvío. Todo esto para terminar diciendo que no importa lo que pase el 3 de noviembre porque el resultado ya es por todos conocido: gana azul (color de los de Obama). Lo importante es pues qué va a ocurrir en las primarias del partido demócrata, el 15 de septiembre, dos días antes de que termine la feria de Albacete. Nos jugamos todo en esa fecha. Si ganamos, el 3 de noviembre es una formalidad. Si perdemos no hay mecanismo de apelación.

FECHAS OFICIALES PROPUESTAS POR EL "BOARD OF ELECTIONS"

Como dice Lincoln en su artículo, las elecciones en NY vienen determinadas por las primarias. Y éstas se caracterizan por su poca participación (low turnout) y por la presencia de varios candidatos (multicandidate – aunque uno no tenga excesivos apoyos o sea poco realista, why not giving a try?)

Sigo sin internet. Actualizare el blog a traves d stos mensajes d movil. En la campanya no me da tiempo siquiera a escribir 2 lineas.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Otro dia mas en la campana.Los nervios estan a flor de piel.Gritos y discusiones surgen por nimiedades.Cabeza fria.Sigo sin internet asi q escribo desde el movl

miércoles, 9 de septiembre de 2009

1am.Nuevo apartament en Williamsburg.Sin internt ergo sin blog.Malas noticias:recibimos datos d 1encuesta interna:20% indeciso,30% diana,25% los otros.Too close

martes, 8 de septiembre de 2009

7 días...

video


Cuando comencé a escribir este blog hace un par de semanas tenía la intención de desgranar aspectos organizativos únicos de nuestra campaña. Para ello el blog debía ser privado pues no podía dar facilidades a los rivales.


Sin embargo, tan buena fue la acogida que no quería dejar fuera al lector ocasional que se dejara caer sin avisar. Así que tome la decisión ejecutiva de postergar los aspectos estratégicos hasta después de las elecciones, hasta después del día 15.


Mientras tanto podía entretenerme en caracterizar al sistema político estadounidense y neoyorquino. Y así han transcurrido las primeras semanas.


Hoy, a falta de 7 días y mientras me mudo de Manhattan a Brooklyn, he decidido colgar la primera parte de unas conversaciones grabadas con Lincoln Mitchell, del que ya he hablado largo y tendido con anterioridad. Por mi corte de pelo en el video y una comparación con el actual en alguna de las anteriores fotos, uno puede inferir que la grabación tiene más de un mes de vida. Ha llevado algo de tiempo editarlo pero una buena amiga, Isabela Echeverry, tomó la responsabilidad de trocearlo, mejorar imagen y sonido y, en breve, incluir subtítulo. Desde aquí, Isa, como tantas otras veces ya pasadas y otras tantas por venir, mil gracias.


La discusión está sin subtitular (por ahora) así que a continuación incluyo un breve resumen de lo parlamentado.


Comienza pues la recta final, los últimos 7 días. Disfruten de este video como aperitivo.


¿De qué estamos hablando Lincoln y yo?


De las características generales de las elecciones en NY.


NY es una ciudad mayoritariamente demócrata y podemos decir que muchos de los puestos a elegir incluirán candidatos demócratas. A pesar de que las elecciones son el 3 de Noviembre, les podemos garantizar que ganará el candidato demócrata frente al republicano.


NY es pues una ciudad con un solo partido. Lincoln utiliza varias veces la expresión “one-party town” al referirse a NY.


Esto genera pues varios incentivos y desincentivos: 1) Todo el mundo quiere presentarse como Demócrata y nadie como Republicano; y 2) las elecciones que importan son las Primarias del Partido Demócrata del 15 de Septiembre. Las generales del 3 de Noviembre están determinadas: ganará un demócrata. Y es que creo que ya comenté eso en una entrada anterior: quien consiga la nominación demócrata para Concejal del Distrito 34 ganará la elección general el 3 de Noviembre.


¿Qué sucede cuando todo el mundo se presenta como demócrata? Primero, que ser demócrata no significa nada. Segundo, que la participación es ínfima.


En primer lugar, como dice Lincoln, “when you have 1-party system, you have no party system.” (cuando tienes un sistema político de un partido tienes un sistema político sin partidos). No hay identificación de los votantes. Todos ellos son demócratas y votan demócrata, ¡pero todos los candidatos son demócratas! ¿Cómo elegir?


¡Qué frustración como candidato! No hay forma de diferenciarse del otro y el partido no me ayuda (no me da dinero, no me da apoyo pues, al fin y al cabo, todos los competidores son miembros). ¿Cómo consigo atraerme votos y quitárselos a mis rivales si todos somos demócratas? Bien es cierto que ellos y yo estamos de acuerdo en unos principios básicos pero tenemos opiniones opuestas en otros. Pero el votante medio, él, nos mira como si fuéramos iguales.


¿Y qué efecto tiene esto en la política de NY? Que se recurre a otros tipos de identidades. Los votantes se preguntan: si los candidatos son iguales, ¿en base a qué hago mi elección? Y en NYC, la ciudad interracial por excelencia, es la raza pues la que determina el voto. Los judíos ortodoxos votan a un candidato judío ortodoxo (David Yasski en el 33), los latinos votan a un candidato latino (Diana Reyna en el 34), etc.


Por otro lado, Lincoln y yo disgregamos un poco sobre la participación. Mi distrito tiene 160,000 habitantes (en el video digo 250,000 pero en aquel momento no conocía la cifra con detalle) de los cuales el 50 % más o menos está registrado como demócrata. Es decir, que solo pueden votar en las primarias demócratas (que recordemos son las importantes) unos 60,000. Si luego además nos percatamos de que muy pocos son los políticamente activos, al final tienes que la participación el día de la elección es de 8,000 votos.


Es decir, de 160,000 ciudadanos a unos 110,000 que sí pueden votar (mayores de 18 años) que se reducen a unos 60,000 que sí están registrados como demócratas que se vuelven a reducir hasta 20,000 votantes demócratas políticamente activos. Al final no es de extrañar que la participación sea de menos de 10,000 votos.


Y es por eso que se puede ganar esta elección con 5,001 votos.


En cierto modo esto es una perversión de la democracia: sólo 8,000 votantes determinan los designios de 160,000. Pero esto da para muchas otras entradas.


Me despido con un comentario de Lincoln:

“One of the worst decision you can make early in the campaign is to assume a high-voter turnout. Or one that is too low.”


Y un pronóstico, “I suspect this is not a high-turnout year.”


Veremos…